lunes, 12 de febrero de 2007

El engaño como estrategia electoral

Esperanza Aguirre se desmarcó ya en 2005 con la promesa de llevar el metro a La Fortuna. Gesto que se agradeció en su momento pues suponía recoger,de una vez, una reivindicación vecinal histórica y solucionar una necesidad evidente del barrio. Aún recuerdo a los vecinos de La Fortuna haciendo autostop cuando hubo huelga de autobuses.

El problema es que Aguirre, y su candidata en Leganés, han convertido este tema en una plataforma de lanzamiento para su campaña en nuestra ciudad y no paran de anunciar promesas que luego no cumplen. Dijo que las obras empezarían en 2006 y es evidente que no han empezado.

Ahora dice que empezarán en marzo. Y el BOE la desmiente. El BOE cuenta, y ese no miente, que se sacan a concurso dos contratos cuya adjudicación previa es necesaria para el comienzo de las obras (vigilancia e inspección de las obras, y control de calidad de laconstrucción). Hagamos cuentas: si el plazo para presentar ofertas termina el 26 de marzo quiere decir que las obras no empiezan en marzo (salvo que las tuneladoras empiecen sin vigilancia). Sumemos plazos: las ofertas deben estudiarse (la documentación técnica, la administrativa, la oferta económica,...), luego debe reunirse una mesa para proponer la adjudicación, luego hay que adjudicar el contrato, hay que firmarlo y empezar a ejecutarlo. Conclusión: dudo mucho que las obras empiecen antes de mayo.

Lo que no dudo es que Aguirre vendrá a La Fortuna en plenas elecciones a poner alguna piedra (utilizar las obras que todos pagamos lo para hacerse autobombo es una constante de Aguirre y de nuestro Ayuntamiento), y me pregunto: ¿qué piedra va a poner? Si es de las obras lo hará sin vigilancia y control de calidad así que supongo que será una piedra cualquiera.

Aquí está el BOE:
http://www.boe.es/boe/dias/2007/02/07/pdfs/B01402-01403.pdf

3 comentarios:

fortunata dijo...

Yo no creo que las obras empiecen ni siquiera antes del verano. No sé cuántas veces nos han prometido ya el metro...

Manu, the java real machine dijo...

Se ha convertido algo habitual entre los políticos, el hacer promesas grandiosas justo antes de las elecciones, sin tan siquiera despeinarse...

Precisamente hace un momento leía la última promesa del 'rival' político de 'Espe'. Rafael Simancas promete (cuánto valor pierde este verbo dicho por ellos) una vivienda a los madrileños que ganen menos de 28.000€:

http://www.cadenaser.com/articulo/economia/Simancas/promete/hacer/vivienda/derecho/reclamable/tribunales/csrcsrpor/20070214csrcsreco_9/Tes/

A mi estas cosas, lo del Metro y ahora lo de la vivienda, me parecen un tremendo desprecio y falta de respeto hacia los ciudadanos afectados...

Juegan con las necesidades de la gente, para arañar votos a costa de vender ilusiones o mentir sin ningún tapujo...

Lo 'gracioso' es ver que el Tren Ligero a Boadilla sí se está realizando... no hay nada como tener a Botín y su BSCH de vecinos, para que te hagan caso.

Alguien como tú. dijo...

Como he leído a un vecino en el foro general de leganes, a los políticos se les debería prohibir acudir a las inauguraciones de las obras, así nos ahorrábamos este mercadeo de promesas, este abuso de la tele y de las fotos para "poner primeras piedras" y "cortar cintas".
Saludos.
Carlos