viernes, 25 de julio de 2014

Los vecinos de La Fortuna y el centro de Cruz Roja. Otra chaPPuza

Por la actualidad que está teniendo esta cuestión (de la que ya hemos tratado en otras ocasiones) y ante las continuas manipulaciones interesadas que el PP quiere hacer sobre el tema del local de Cruz Roja en La Fortuna, aportamos la moción que defenderemos en el próximo pleno:



Moción del Grupo Municipal Unión por Leganés-ULEG sobre la cesión de un local de EMSULE a la Cruz Roja en el barrio de La Fortuna.

En septiembre de 2012, el gobierno de la Comunidad de Madrid a través de la Consejería de Sanidad aprobó cerrar los servicios sanitarios de urgencias nocturnos del centro de salud “Marie Curie” del barrio de La Fortuna, dejando a una población de 12.915 habitantes (empadronados a 1 de enero de 2014, según datos del Ayuntamiento de Leganés), sin una atención sanitaria esencial de lunes a jueves. Dos años después no se entiende aún la motivación de recortar este servicio público por parte de la Comunidad de Madrid ni que el alcalde de Leganés, ejerciendo su otro cargo público como diputado en la Asamblea de Madrid, votara a favor del cierre.

En línea con lo anteriormente manifestado somos conscientes por tanto de la situación deficitaria en materia de sanidad de La Fortuna, lo que motivó que se apoyara la cesión de un local de EMSULE para la instalación de una oficina base de la Cruz Roja para funciones de fomento y la formación de voluntariado, almacén y puesto base de socorro, con ambulancia incluida. En el consejo de administración, donde se aprobó dicha cesión, se nos informó también de que los técnicos municipales avalaban dicha decisión y que existía una demanda real de estos servicios por parte de los ciudadanos.

Ahora bien, el pasado mes de mayo, el alcalde de Leganés anunció que se modificaba el proyecto inicial incluyendo servicios de “intervención social” para las personas más vulnerables derivadas de los servicios sociales, lo que ha generado un rechazo frontal por parte de los vecinos de la comunidad de propietarios de la calle Lisboa 6, donde se sitúa el local, y del barrio de La Fortuna en general. En este sentido, tanto los ciudadanos de La Fortuna, como diversos grupos políticos nos sentimos engañados porque ni se consultó a los vecinos del inmueble donde se pretende instalar este nuevo puesto base de Cruz Roja ni se informó realmente, con transparencia y sinceridad, de todos los servicios que se pretenden llevar a cabo.

En cualquier caso, y para evitar manipulaciones como las que pretende el PP de Leganés, queremos una vez más expresar nuestro total apoyo y reconocimiento a la implicación y trabajo que desempeña en nuestra sociedad y en nuestra ciudad una institución como Cruz Roja. El Ayuntamiento de Leganés debe seguir apostando, apoyando y colaborando con esta institución tan reputada y con 150 años de historia. Los vecinos de La Fortuna también reconocen la labor de Cruz Roja, pero entienden que su barrio no es el lugar más apropiado para ofrecer servicios a colectivos vulnerables. Su oposición a la apertura de este local proviene sobre todo porque desconfían totalmente del gobierno del Partido Popular por la falta de claridad, explicaciones dubitativas y vaguedades sobre los verdaderos objetivos que se persigue, y las actividades a desarrollar con la instalación de este puesto base de Cruz Roja. Por otro lado, se sienten maltratados y menospreciados por las administraciones y no aceptan que se pretenda sustituir o encubrir y justificar el recorte y eliminación de un servicio público sanitario como las urgencias nocturnas con estos nuevos servicios. 

Por tanto, ante las protestas vecinales, la situación de confrontación que se ha generado, las medias verdades del gobierno y la desconfianza que nos generan sus intenciones y explicaciones presentamos al pleno los siguientes acuerdos:

-          El Ayuntamiento de Leganés y la Empresa del Suelo de Leganés (EMSULE) se comprometen a que La Fortuna no albergará el proyectado centro de Cruz Roja y consecuentemente paralizarán inmediatamente las obras del local de la calle Lisboa, 6, convocando para ello un consejo de administración para revocar el acuerdo de cesión de local.
-          Los grupos municipales del Ayuntamiento de Leganés crearán una comisión de trabajo con los responsables de Cruz Roja de Leganés con el objetivo de buscar un nuevo emplazamiento o ubicación más idónea y con mayor consenso y trabajar en la elaboración de un convenio de colaboración que será ratificado por el pleno municipal.
-          El Ayuntamiento de Leganés muestra su rechazo al cierre del servicio de las urgencias del barrio de La Fortuna e insta a la Consejería de Sanidad y al Gobierno de la Comunidad de Madrid para la reapertura de este servicio público sanitario.

De este acuerdo se dará traslado a Cruz Roja de Leganés, a la Asociación de Vecinos Nueva Fortuna, a Presidencia y a la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid.


Para finalizar, la trayectoria de Unión por Leganés-ULEG es conocida por nuestra férrea defensa a los colectivos más vulnerables. No vamos a aceptar ninguna lección y menos del PP, auténticos expertos en la destrucción de derechos sociales y destrucción de servicios públicos, siendo un claro ejemplo el barrio de La Fortuna y sus servios médicos de urgencias nocturnas. Es una pena que algo que a priori podría ser beneficioso para la ciudad, se convierta en algo polémico, turbio y que genere confrontaciones únicamente porque el PP se empeña en imponer y en gobernar de espaldas al ciudadano.

viernes, 18 de julio de 2014

Ilusión y propuestas de ULEG frente al horror que despierta el alcalde entre los propios del PP

Lo publicaba el diario nacional Estrella Digital y salía de fuentes del propio PP madrileño que no han hecho ni la más mínima mueca en desmentirlo: "estamos horrorizados con la gestión del alcalde Jesús Gómez". Si piensan así los suyos, imagínate los demás. Pero hasta casi nos quedamos cortos al calificar como horror la gestión de un alcalde al que le rodea el escándalo, la tropelía y la incompetencia permanente: sentenciado en firme por el Tribunal Superior de Justicia como un violador de derechos fundamentales, pagador con dinero público y del PP de condenados por colaborar con ETA, embustero ratificado ante notario, moroso e incumplidor con Cáritas, lacayo de las multinacionales y de los poderosos, véase Coca Cola, provocador nato (ya sea grabando conversaciones, haciendo fotos a los vecinos desde el balcón consistorial, dedicando peinetas al respetable, alentando visitas de skin heads a casetas de fiestas, inventándose escraches a lo Bartolín...), multisueldos públicos y diputado autonómico cierraescuelas y cierracentros de Urgencias, regalador de suelo público para pelotazos privados, clientelares y familiares, amparador de comentarios homófobos a militantes gays del propio PP, inquisidor fracasado en caza de brujas contra todos y todo, llámese policía municipal, interinos, sindicatos, feriantes, asociaciones de vecinos, objeto de chanza y crítica hasta de grupos de Rock como Extremoduro después del fiasco del concierto que terminó desterrado en Rivas... Vamos, un imán de lo más "granado" cuyas desvergüenzas políticas ya no se pueden ocultar ni bajo el más estricto secreto bancario suizo.


Pero no nos extendamos en esto, ni de por qué sigue al frente del ayuntamiento este señor y por qué no ha habido moción de censura. Hablemos de futuro, de esos 310 días que quedan para que los vecinos gobernemos Leganés y llegue a nuestra ciudad ese cambio radical, real y verdaderamente progresista que haga de nuestro municipio un espacio amable, de prosperidad, de encuentro plural, de sana convivencia democrática y donde se respire libertad, igualdad de oportunidades y deseo de mejora continua. Y para eso, nada mejor que poner encima de la mesa nuestras propuestas y enriquecerlas y debatirlas con las de los vecinos. Más de 200 medidas se recogían en nuestro programa electoral, otro centenar más se han ido desgranando a lo largo de esta legislatura (mociones, ruegos, preguntas, interpelaciones, notas de prensa, actos de "vecino a vecino", urnas en las fiestas...), muchas volvimos a repetir en el último debate del estado del municipio... Pero ha llegado el momento no sólo de esgrimir y exponer propuestas, sino de materializarlas, de llevarlas a cabo en comunión con los propios protagonistas y que han hecho que Unión por Leganés-ULEG sea lo que hoy es, un referente, una ilusión y una esperanza sólida y creíble para miles de vecinos cansados del PPSOE y de los mesías de nuevo de cuño sin trayectoria en la localidad en la lucha codo con codo con los leganenses: ¿Quién no recuerda la batalla política, social y jurídica contra la tasa de basura? ¿Y lo de las preferentes? ¿y la escuela de música? ¿y la defensa en los juzgados del patrimonio de todos?...¿Dónde, entonces y ahora, estaban los "salvadores" o los que tan bien ven los toros desde la barrera?

De eso se trata, de poner en valor el valor intrínseco que tienen, tenemos, los vecinos de Leganés que nos hemos reunido alrededor de un proyecto abierto, plural, integrador, heterogéneo, participativo, consolidado, luchador y radicalmente democrático, honesto y transparente como es ULEG. Son más de 11 años de trabajo que ahora toca cristalizar. Nos han salido muchas canas, cicatrices y espolones desde entonces, todo en beneficio y en sacrificio de esta ciudad.

Es imparable, quedan 310 días para que los vecinos gobernemos Leganés y esta ciudad tenga por fin 2 alcaldes: los propios vecinos y ULEG.

viernes, 11 de julio de 2014

¿Quién restaña el honor a Pestaña? Otro grave motivo (¿y van?) para que dimita ya el alcalde de Leganés

Antonio Pestaña es un funcionario del ayuntamiento de Leganés con una larga trayectoria profesional en nuestro municipio. Como todo el mundo, tendrá seguidores y detractores, habrá hecho cosas bien, mal y regular, pero lo que es inaceptable, despreciable y vergonzante es que esté sufriendo la vil e injusta persecución del alcalde Jesús Gómez y de su desgobierno municipal, en especial de la 1ª Tte de alcalde, edil de Obras y secretaria general del PP de Leganés, Beatriz Tejero Oller. Otra persona más (como los policías municipales, los interinos, asociaciones de vecinos, sindicatos, los grupos de la Oposición en especial quien les habla...) que sufre la infame caza de brujas por parte de personajes políticos cuyos únicos méritos en su cv como gestores de lo público sería el rencor, el cinismo, la hipocresía, la venganza y una larga lista de complejos y obsesiones de todo tipo.

Antonio Pestaña lleva más de dos años separado del servicio por unas supuestas actuaciones irregulares con el pliego de mantenimiento de vía pública. Unas supuestas manipulaciones de los documentos de trabajo y unos supuestos incumplimientos que se permitían a la contrata. Y digo supuestos, por no decir que es absolutamente falsa y sin prueba la acusación que lleva soportando este señor. Así lo deja de manera meridianamente clara el Fiscal en un documento al que hemos tenido acceso y donde no solo se insta al sobreseimiento de la causa iniciada por el alcalde contra él, sino que se da un durísimo varapalo a toda la inquisición montada contra el sr. Pestaña dejando negro sobre blanco que "no resultan en manera alguna acreditados los delitos referidos en la denuncia de 17 de noviembre de 2011 presentada por el Alcalde Presidente del Ayuntamiento de Leganés y en la posterior querella de 3 de julio de 2012"...o rematar con "no existir indicios de conducta que merezca reproche penal alguno en el funcionario".

El ensañamiento de este alcalde y su "equipo" contra todo aquel al que pone en su punto de mira ya es histórico y patético. Destroza honores, mancha reputaciones, daña sin ton ni son. Es una grave enfermedad política y social que erosiona los pilares de la democracia. En ULEG también lo hemos sufrido, lo estamos sufriendo y lo sufriremos aún más dadas las muy buenas expectativas electorales que tenemos. Con estos mimbres y genes políticos ¿Cómo luego no va a ser sentenciado el sr. Jesús Gómez como un violador de derechos fundamentales por la Justicia? ¿No ha tenido bastante ridículo que soportar con, utilizando su escatológica y habitual terminología, las "cagadas" con el "caso Pulido" o con el "caso Cuadrifolio"? ¿No ve la nula credibilidad que ofrece un señor que fracasa estrepitosamente en todas y cada una de sus zafias denuncias: caso Lindes, caso Eptron, caso Toone, caso No sólo de Pan Vive el hombre..., y un largúisimo etcétera?

Ahora, como con el caso Cuadrifolio, seguramente se empecinará en seguir persiguiendo y machacando a este funcionario abusando de los recursos municipales, con jefes de la asesoría jurídica dedicados a ser abogados personales y particulares de sus cuitas, como ya sucede con el caso Nóminas. ¿Pagará de su bolsillo todas las nóminas e indemnizaciones que habrá, casi seguro, que abonar finalmente a este funcionario? Desde ULEG exigiremos en la Oposición y cuando gobernemos en 2015 que responda personalmente y de su propio patrimonio el alcalde y la edil de Obras de todo esto y así lo defenderemos en los tribunales si es preciso.

En definitiva, es un enorme descrédito permanente para nuestro Ayuntamiento el que la institución esté en manos de individuos así. Luego van dando lecciones mientras otros muchos se quedan mirando para otro lado por meros y espurios intereses electoralistas o personales. REPUGNANTE. Las palabras se agotan para describir la personalidad política y las actuaciones del sr. Gómez Ruiz, un peligro para la convivencia democrática. pero también para los que con su omisión y edulcoración lo amparan. 
 
Ahora, ¿quién restaña el honor de Pestaña?

martes, 8 de julio de 2014

Caso Antanés o el nePPotismo en la educación elevado a la enésima potencia

Para la RAE, nepotismo (De nepote). 1. m. Desmedida preferencia que algunos dan a sus parientes para las concesiones o empleos públicos.

Pues en el asunto del colegio privado concertado en Arroyo Culebro (Leganés) decir que huele a chamusquina es poco. El diario nacional digital Estrella Digital (vean la información) está contando la película con pelos y señales, hasta con ramificaciones cerveceras, para darle más morbo a la cuestión. Cosas ya sabíamos como el regalo de suelo, el pelotazo educativo, las políticas falsamente liberales del PP... Lo que se está descubriendo es la infame red de presunto clientelismo y nepotismo que hay: cuando no es un sobrinísimo es una hermanísima, esposísimos pepineros, sin descartar los hijísimos e hijísimas, más amiguisímos del alma...

Son muchos los que tienen que dar explicaciones, desde el alcalde, la edil de Obras, la consejera de Educación Lucía Figar y más, más arriba todavía. Ya verán. Como bien saben, los grupos de la oposición presentamos un recurso en los juzgados que sigue su curso y sobre el que esperemos que recaiga sentencia antes de que acabe el año. Pero en los juzgados no se ventilan las responsabilidades políticas y las cacicadas manifiestas.

El caso Antanés es una vergüenza para los que creemos en la gestión pública y en una manera honrada, transparente y eficaz de gobernar lo que es de todos.  Ya saben por qué montan estos nefastos políticos que tienen secuestrado al PP sus campañas de tinta de calamar y cortinas de humo. No quieren que los que sí somos honrados les saquemos los colores. Pero como les pasó a los anteriores, con ULEG han pinchado en hueso. La verdad no necesita cómplices y ellos ya no saben cómo reclutar mercenarios para seguir manteniendo su gran mentira.

Si este gobierno municipal tuviera algo de vergüenza torera habría dimitido en bloque. Pero todo llega, ya les dimitirán los vecinos el 24 de mayo de 2015. Hasta entonces, desde Unión por Leganés seguiremos en la misma brecha que estamos desde hace más de diez años: luchando por el interés de nuestros vecinos y defendiendo el patrimonio y los derechos de todos. La demostración, con hechos, de que otra forma de hacer política sí es posible.

miércoles, 2 de julio de 2014

Unión por Leganés-ULEG, mayoría absoluta en las fiestas de San Fortunato

Se cumplen 10 años desde que Unión por Leganés-ULEG instalara su primer “chiringo” con motivo de la celebración de las fiestas patronales del municipio. Desde entonces los vecinos de Leganés han elegido, y abarrotado, la caseta-bar del partido vecinal como lugar de encuentro para disfrutar de las fiestas. La clave del éxito es el buen ambiente, los precios populares, la calidad del producto y, sobre todo, que sea atendida por los propios simpatizantes y ediles del partido vecinal. Esta cercanía es lo más valorado por los ciudadanos porque pueden hablar de forma distendida o sentirse escuchados por sus representantes públicos, y más aún cuando la tendencia de los partidos es la contraria: entregar la gestión de las casetas para su explotación por parte de empresarios-feriantes. De esta privatización no se libra nadie, ni los hipócritas defensores "de lo público", ni los que se regeneran desde hace 30 años vía Sicavs.


Durante las fiestas de San Fortunato 2014, ULEG fue, sin duda, el que mayor afluencia recibió. Por eso queremos agradecer a todos los vecinos su presencia y apoyo. Es un placer atenderles y servirles personalmente. Ojalá que durante muchos años sigamos siendo el lugar elegido durante las fiestas. Además, estamos seguros de que esa “mayoría absoluta” se reflejará en 2015 también en las urnas. Nuestra labor es estar con los vecinos, compartir con ellos, escucharles y atenderles, y encima si puede ser en un ambiente festivo, miel sobre hojuelas. ¡Qué mejor manera que poder hablar de tú a tú con tus concejales, sin pantallas de plasma ni tener que concertar citas o desplazarse a un despacho!”. Por último, os recordamos que también colocamos una urna para recoger las quejas, propuestas o sugerencias de los ciudadanos. 

En un mes comenzarán de nuevo las Fiestas de Nuestra Señora de Butarque. Allí estaremos. Vecinos, os esperamos.

PD: Mi reconocimiento y agradecimiento al impagable trabajo, dedicación e ilusión con la que han colaborado con nosotros tantas y tantas personas. Y perdonad si se me olvida alguien: Merche, Saúl, los Antonios, los Ricardos, los Javis, Virginia, Alonso, Felipe, Pedro, Vanesa, Carlos, Fernando, Pascual, Lorena, Willi, Luis, Estela, Lidia, David, Queco, Pablo, Pilar... Vosotros hacéis muy grande ULEG.

lunes, 30 de junio de 2014

Cortina de humo, pero el humo se disipa: El Pleno reprueba y pide el acta al alcalde de Leganés

Lo reconocen los propios afiliados y simpatizantes del PP en las redes y aún más en conversaciones privadas: el alcalde de Leganés necesita a toda costa y como sea crear montajes, levantar cortinas de humo y desviar la atención de su nefasta gestión. La semana pasada nos tocó a nosotros, pero en esa lista no falta casi nadie: medios de comunicación, funcionarios municipales, otros partidos de la oposición, asociaciones de vecinos, sindicatos, peñas, feriantes..., hasta el grupo de música Extremoduro ha sufrido en sus carnes lo que es la manipulación, intoxicación y malas artes del alcalde y de su "equipo".

Y aunque son muchísimas las barbaridades cometidas por Jesús Gómez Ruiz, una brilla a mi juicio por encima de todas, por la dimensión política y jurídica que tiene: la sentencia del Tribunal Superior de Justicia que de manera firme e irrevocable por parte de los 5 magistrados de la Sala ratifican la demanda de ULEG por la que denunciábamos cómo el alcalde de Leganés vulnera nuestros derechos fundamentales. Es un hecho gravísimo, insólito, escandaloso...Ha condicionado y condiciona toda la legislatura. Y hay que taparlo como sea y al coste que sea.

El Pleno del ayuntamiento ha reprobado, recriminado y pedido por enésima vez al alcalde que dimita y deje su acta. El motivo sí que lo merece: una resolución judicial (no una opinión, un tweet, o un titular de prensa) que lo deja desacreditado como alcalde y como presidente de un pleno encargado a moderar pero donde ejerce de principal pirómano en el fuego político. Ahí radica el problema de esta legislatura y mientras alguno no hacemos, con nuestros errores y aciertos, más que señalar la luna, otros se empeñan en mirar el dedo.

Aquí les dejo el enlace a la nota de prensa enviada hoy. Seguro que no tendrá el impacto de aquellas que se recrean en lo sensacionalista, en lo descontextualizado y en lo hipócrita. Pero es sin duda muchísimo más importante. Quizá esto sea uno de los grandes problemas de España, la incapacidad de todos a la hora de priorizar entre lo sustancial y lo accesorio. Así nos va.

Hoy titulaba un periódico de tirada nacional que Leganés era la casa de los líos. Y es cierto, pero lo curioso y más reseñable es que en todos esos líos siempre está metida una misma persona. Y todos nos equivocamos, yo el primero y no se me caen los anillos en disculparme, pero alguno es que se equivoca siempre. Y no pienso que sea por error.

jueves, 26 de junio de 2014

El discurso de ULEG en el debate sobre el estado del municipio

Os paso el texto que fue la base de nuestra primera intervención en el debate del estado del municipio:


En estos tres años han sucedido muchas cosas en nuestra ciudad. Para los que gobiernan son más las positivas que las negativas, achacándose las malas a la Oposición y, por supuesto, las buenas a su gestión. Y justo al revés piensa la Oposición.

Bien, podríamos entender que todos juegan, jugamos nuestro papel. Es lo que tiene la pluralidad política, valor supremo de nuestra Constitución. La verdad podrá ser una, pero son múltiples los prismas por donde enfocarla o llegar a ella.

Pero mientras las opiniones son y han de ser variadas y, por esencia, subjetivas e interesadas, los hechos nos ayudan a ver la realidad con más objetividad. Nos permiten analizar los fenómenos políticos y las actuaciones de nuestros gobernantes y enjuiciarlos con una base sólida.

¿Y cuáles son los hechos de estos tres años de mandato?
El alcalde, en un debate del estado del municipio anterior, justificó que no se estaba haciendo gran cosa en Leganés y que entendía que los propios ciudadanos creyeran que el ayuntamiento estaba parado, porque los primeros años estaban siendo de preparación. Utilizó el símil del libro, el escritor, refiriéndose al propio Jesús Gómez Ruiz, se estaba empapando primero de aquello de lo que tenía que escribir, se estaba organizando mentalmente para la tarea y poniendo la imprenta a engrasar para, cuando estuviera todo a punto, redactar ese libro, ese Leganés, con soltura, seguridad, eficacia y eficiencia. Hoy dice que ha cumplido el 79% de ese libro y no hemos podido hacer más que sonreir.

Tres años después hemos visto que ese escritor se ha quedado sin papel, sin tinta, sin pluma, sin inspiración, sin ganas y, lo que es peor, sin excusas.

Seguramente haya un Leganés en su imaginación, con proyectos y ensoñaciones, fórmulas magistrales…, pero como esos lectores que nunca pasan de las primeras páginas del Ulises de Joycee, este escritor, el alcalde de Leganés, ha sido incapaz de redactar ni una sola línea, ni derecha, ni izquierda, ni mucho menos centrada.

Sí, en realidad, solo hay un libro en blanco donde encontramos muchas anotaciones en varios post it en el lateral. Alguno de esos post it dice que un capítulo no se ha podido escribir porque la crisis y la herencia dejada por los anteriores lo impedía y que suficiente era con sobrevivir. También cuenta ese post it que Leganés es un avispero de izquierdistas muy peligrosos, donde sus asociaciones y entidades de todo tipo son satélites de la antigua URSS y que sólo dialogar con ellos o buscar entendimientos es mostrar concesiones a un peligro para el orden social.

En otro post it se refleja que la comunidad de Madrid, esa en la que si coincidían gobierno del mismo color político en ayto y ejecutivo regional se lograría que todo fluyera como la seda, se ha metido en proyectos que han salido rana, como Eurovegas o JJOO y han hecho que se olviden de los municipios, donde claro, como ahora casi todos son del PP, ya no se puede hacer tanto favoritismo con ellos como antes.

En otra nota al pié y para excusar que otro capítulo se va a quedar blanco nos encontramos con un texto manuscrito por el propio Jesús Gómez donde manifiesta que no ha encontrado la colaboración de los funcionarios y trabajadores del ayuntamiento, que la mayoría o trabajan para el enemigo, o no saben de qué va esto de la administración, no le entienden y, sobre todo, le protestan demasiado cuando les propone sus grandes planes para Leganés. “Cumplir la ley es demasiado engorro”, apostilla con letra gótica el alcalde en su nota. “Lo mejor que he hecho ha sido mover el banquillo de los concejales y a los técnicos. No me ha servido de mucho pero he dejado claro que el que manda soy yo, y eso la gente seguro que lo aprecia porque en el fondo a los ciudadanos les gusta un gobernante autoritario”, destaca el alcalde en una explicación al margen.

Y en el post it más grande, con letras en mayúsculas y con varios papelitos separadores nos encontramos con una especie de novela paralela, unas memorias ocultas que sí ha escrito el alcalde, pero que no son presentables para la editorial, llamada Leganés, ni para el gran público, llamado leganenses, pero al que se agarra como libro de cabecera para intentar ver si en una de estas lo cuela.

En ese post it gigante no hay ni una autocrítica, ni un reproche a su propia gestión. Vemos una letanía de culpas ajenas y de chivos expiatorios: La Oposición le ha bloqueado, los socialistas y comunistas han dejado Leganés como un solar, con una deuda millonaria, y los independientes no han hecho más que reventar mis planes. ¿Pero quiénes son estos y en especial los que se denominan el partido vecinal para chafar los grandes proyectos que tengo para Leganés? ¿No se dan cuenta de lo bueno que es el convenio con el Canal y de lo que nos dan ahora? ¿Qué importa el futuro? ¿y qué sabrán ellos de números? ¿Por qué se niegan a que pidamos un préstamo a los bancos de 15 millones de euros para hacer auditorios y centros de artes marciales? ¿Por qué protestan cuando quiero llenar Legatec de almacenes? ¿no se han dado cuenta de que la tecnología que vale es la que yo diga y que lo de la I+D+i es una reliquia del colectivismo a extinguir, perdón eso se refería a la seguridad social? y ¿A quién se le ocurre no aprobar lo que yo, el alcalde, D. Jesús Gómez Ruiz, presento a los plenos?

Encima, escribe el alcalde en cursiva, “me hablan de negociar. ¿Qué es eso de negociar cuando con la Ley de Grandes Ciudades hago lo que quiero y lo que no me deja ya me busco yo las mañas para sacarlo adelante o por las buenas o por las malas a través de mi JG donde solo estoy yo y mi PP? Negociar es mostrar debilidad, y yo tengo el bastón de mando. El pleno ya no sirve de nada, ¿qué importa que exista una mayoría que diga otra cosa?. El ayuntamiento soy yo, les guste o no.


Por eso, hoy el alcalde, responsable y cabeza del actual gobierno del PP de Leganés, nos ha vuelto a hablar de su libro, el mismo de siempre, el de los últimos años e incluso el que ya se adivinaba cuando era portavoz en la Oposición. Es un libro anodino, que ilusiona poco, con mucha retórica, pero sobre todo con mucho humo, pocas ideas, cosas insustanciales y fantasías. Es un libro que, como en los sueños, está lleno de párrafos inconexos, con pasajes oníricos, fragmentado, contradictorio, embadurnado de elementos directamente imaginarios. Si hay algo real, ya se encarga de poner al lado un espejo distorsionador. Fíjense que el gran mérito que vende es haber cambiado una señal de tráfico en la avenida de Fuenlabrada.

Pocas cosas generarán en 2015 más rechazo al lector, al vecino, que esta obra remendada a sí misma, sin orden ni concierto, sin hilo argumental, deslabazada, pero eso sí, con una portada bien ilustrada y con ribetes de oro, pagada a crédito, pero de eso ya se darán cuenta los lectores cuando durante 15 años o más los ciudadanos de Leganés van a tener que pagar los caprichos de última hora de este escritor tan peculiar.


Por todo esto, cuando los vecinos de Leganés ya han visto y comprobado en sus propias carnes en qué ha consistido la labor de este escritor-alcalde, ¿creen que en el último debate del estado del municipio que va haber en esta legislatura merece la pena hablar de los desatinos del sr. Gómez y de su gobierno?

¿Gana algo la ciudad y los leganenses si nos recreamos en la decepción y el engaño a propios y extraños?
¿Lo que han hecho en Leganés es para lo que vinieron al ayuntamiento?
¿Para esto han traicionado la voluntad de sus votantes y de todos aquellos que esperaban un cambio después de más de 30 años de socialcomunismo o paleoizquierda como ustedes lo llamaban?

Recuerden que el PP, que ganó las elecciones, si bien no con mayoría absoluta aunque sí gobiernan de manera absolutista, fue el vencedor de los comicios municipales con estos contundentes argumentos:

1) Prometiendo que bajarían los impuestos. ¿Pero han bajado los tributos de alguien? Por supuesto que no los estatales, como el IVA o el IRPF, pero qué me dicen de la tasa de basura industrial o de la contribución que pagan empresas, naves, pymes...

2) Ganaron las elecciones prometiendo que reducirían el paro. ¿Dónde están los 15.000 empleos en Legatec? ¿se acuerdan de Coca Cola y El Pozo? Sí, se han abierto macdonalds y tiendas de compro oro, también algún puesto de castañas asadas, pero nos da que insuficiente para rebajar el paro. Es más, decía el señor Gómez como argumento electoral que había que votar al PP porque 17.000 parados son demasiados. ¿Y qué les parece los 17.885 de ahora?

3) Ganaron las elecciones prometiendo que acabarían con el enchufismo. Lo que no dijeron es que se había acabado el enchufismo, sí, pero para los otros, porque para los suyos empezaba su momento. Ahí tienen a los cargos de confianza, a los directores generales, a los que trabajan en contratas municipales, a las multinacionales de reciente implantación… Pero esto ahora no se llama enchufe, se llama selección por mérito y capacidad. Claro, igual que antes, pero como lo hacen ustedes, ya está bien.

4) Ganaron las elecciones prometiendo que habría tolerancia cero con la corrupción y se actuaría con transparencia. En este punto no me voy a detener mucho, porque es cuando se pone el alcalde muy nervioso, empieza a interrumpirme y no sé cómo, terminamos siendo expulsados del pleno. Hoy hay otro presidente, así que este turno confío en agotarlo, solo diremos que mientras redactaba este discurso y esta mañana al oírle tuve una amarga sonrisa al comprobar cómo y en qué quedaban todas las promesas de regeneración, eficacia, transparencia, servicio público y cambio que se habían ofrecido a los vecinos. Papel mojado una vez más, como las comisiones de investigación que sigue bloqueando o esa auditoria que ahora descubre que no vale para nada.

Es esa sensación de legislatura tirada, defraudada, agotada, perdida. En la que sabes muy bien quién la ha echado a perder, pero no por eso dejas de sentirte responsable. Seguro que algo también hicimos, hemos hecho y haremos mal, pero, si somos francos ¿Han visto ustedes un fiasco político mayor que el representado por este gobierno, por este PP que hay en Leganés y por este alcalde?

Hoy lo fácil sería hablar de sus ataques a la educación pública, a los servicios sociales, la subida de tasas de escuelas infantiles,  los cierres de los colegios Verbena y Valle Inclán, de la clausura del servicio de urgencias de La Fortuna, de los comportamientos despóticos y nepóticos del alcalde y su gobierno, de cómo vulneran los derechos fundamentales de funcionarios y de ediles de la oposición.

Podríamos hablar del nefasto estado general de las calles del municipio, de la cantidad de pleitos u ocasiones que se pierden por la manera chapucera de hacer las cosas.

Podríamos hablar de que es un gobierno enfrentado a la sociedad civil, ya sean asociaciones de vecinos, grupos políticos, peñas, feriantes, sindicatos, medios de comunicación, hasta promotores de concierto… Un gobierno que ha multiplicado por dos la deuda, pero que ha reducido a la mitad la calidad y cantidad de los servicios públicos que se prestan.

Un gobierno que no ha cumplido ni algo tan simple como encargar una auditoría de las cuentas. Así puede manipularlas a su antojo. Un gobierno que ha dejado a la ciudad hasta sin encierros, sin atracciones en las fiestas, sin profesores que quieran acudir a sus propios homenajes, sin terreno público que no esté destinado a la especulación y el lucro particular de unos pocos como el colegio concertado de Arroyo Culebro o el gimnasio privado de Vereda de los Estudiantes.

Podríamos hablar de cada concejalía, y de cada barrio de Leganés al que no se le puede mirar a los ojos por cómo los están dejando Bueno, algo hay que reconocerles. En esto sí han sido justos e igualitarios: La Fortuna, Leganés Norte, El Carrascal, Santos, Batallas, San Nicasio, Solagua, Ensanche, Vereda, Valdepelayo, Arroyo Culebro, Descubridores, Escritores, Centro… están todos igual de abandonados.

Pero no, no quiero hablar de ustedes, porque ya los propios ojos de los vecinos pueden ver el fruto de su gestión cada mañana al levantarse. Hoy quiero hablarles del mañana. De un futuro muy próximo que los leganenses pueden construir, no solo cambiando de escritor, de libro, de pluma o de tinta, sino porque los propios vecinos sean los autores de esa gran creación que guarda dentro de sí Leganés.


Leganés necesita un vuelco, una sexta velocidad y un nuevo rumbo para poner a nuestra ciudad donde se merece.

Hoy ciertamente es el último debate del estado del municipio, pero el primer discurso de investidura del nuevo gobierno que habrá en Leganés en menos de un año. Un nuevo gobierno, con una nueva forma de hacer política.

Y cómo los vecinos gobernarán Leganés. Pues con ideas y propuestas. Realistas, pero ambiciosas.

¿Qué propone ULEG, por ejemplo? Y solo daré retazos de algunas propuestas:

-Un plan de reactivación económica que pasaría por impulsar la rehabilitación de edificios, de fachadas, la instalación de ascensores y la eliminación de barreras arquitectónicas. No sólo generaríamos empleo, se obtendrían ingresos para las arcas públicas vía tributos,  mejoraríamos la calidad de vida de los residentes, en especial de los mayores, y revalorizaríamos esos pisos y esos barrios, sino que además reactivaríamos un sector como el de la construcción en su parte más humanizadora y no especulativa. Sería un plan con corresponsabilidad, porque los propios dueños de los inmuebles afrontarían una parte de la obra, si bien con el apoyo económico y financiero del ayuntamiento, bien por sí mismo, bien gestionando las subvenciones que a escala nacional o europea se destinan para estas actuaciones.

-         Habilitaríamos las pistas de colegios e institutos para que ningún equipo de Leganés se tenga que ir fuera de nuestra ciudad para poder competir o practicar deporte base.

-         Reutilizaremos la ahora congelada Fundación para el Deporte para que impulse los patrocinios privados y sea un interlocutor que haga equipo entre administración, clubes, deportistas, aficionados y empresas.


-         Nos centraríamos en obras que no superaran los 300.000 euros, fijándonos en las necesidades básicas de cada barrio sin buscar ninguna obra faraónica con la que cortar cintas o buscar titulares.

-         Implantaríamos el carné pepinero como una tarjeta de servicios que conectaría a los leganenses con los centros de ocio, bibliotecas, tiendas…, para obtener descuentos, ventajas, impulsar el pequeño comercio.


-         La propuesta que más nos gusta y que además es gratis: Ser transparente. Desde publicar los presupuestos, la cuenta general del ayuntamiento, acuerdos de pleno y JGL y todos los documentos de interés en la web, a los sueldos, la formación o trayectoria profesional de los concejales y cargos políticos. No estamos hablando de nada extraordinario, es lo que hacemos en ULEG en nuestra propia página web.

-    Potenciaremos la OMIC para que sea un lugar de referencia y asesoramiento para los consumidores y afectados por el comportamiento de las empresas, incluido bancos. ULEG ha estado y está ayudando a los estafados por las preferentes o pidiendo que a los vecinos se les devuelva lo pagado por el ilegal euro por receta, pero esa política de alianza con los vecinos la debe hacer suya la propia institución, el ayuntamiento como casa de todos, en especial de los más desprotegidos.


-         Antes de fantasear con nuevos planes de Urbanismo, se elaborará ese estudio programado, presupuestado y propuesto por ULEG pero que nunca se ha hecho, que es el que analice la situación inmobiliaria de Leganés, los pisos y locales vacíos o infrautilizados, los alquileres, los precios, las necesidades de la gente, las tendencias del mercado. En un tema tan sensible y comprometido no se pueden dar palos de ciego. Con 200.000 euros podríamos ahorrar a la ciudad millones.

-         Se debe manejar un concepto, el que sea, pero uno de seguridad ciudadana. Nosotros creemos en una concepción amplia, donde también se atienda a los elementos sociales y a las deficiencias que están detrás de ciertos comportamientos incívicos. La policía municipal ha de ser de proximidad y debe ser la aliada de nuestros comercios y vecinos.


-         Nada mejor para favorecer la puesta en marcha de negocios que subvencionar o suprimir la tasa de apertura de los mismos en este periodo de crisis. La merma de ingresos sería infinitamente menor a las posibilidades de creación de empleo y riqueza que puede lograr el convertir a Leganés en un foco para la implantación de los emprendedores y pequeños negocios.

-         A los jóvenes hay que darles una oportunidad laboral. No solo con cursos más adaptados a la realidad del mercado para facilitar su incorporación, sino con la firma de muchos más convenios. Leganés ha de ser un polo para atraer trabajo, ya sea con el autoempleo o con la creación o la llegada de empresas. Y esto se consigue con los concejales de empleo pisando más la calle y menos la moqueta.


-         Es esencial suscribir un Pacto Vecinal, un acuerdo programático con el tejido asociativo de Leganés. El futuro pasa por gobiernos coparticipados, transparentes, cercanos, que oigan, sientan y atiendan las necesidades vecinales. Hay que facilitar la participación, que ha de ir acompañada de codecisión. El establecer un referéndum para que los vecinos se sientan partícipes y prioricen en las obras que han de hacerse en sus barrios podría ser uno de esos mecanismos entre otros muchos.


En definitiva, y ya concluyo, un debate del estado del municipio debe ser la ocasión ideal para contrastar ideas, proyectos, alternativas. Tampoco hay que estigmatizar la confrontación política, la dura crítica, imprescindible en una sociedad democrática. Estamos ante la cámara de representación de los vecinos y debemos representarles lo mejor posible para evitar ese desencanto con la política que conduce a tantos ciudadanos a la abstención. Reconocemos que esta legislatura ha sido una oportunidad perdida de la que nos sentimos corresponsables. Y no queremos señalar culpables, porque demasiado obvios son.

Por eso nos gustaría que hoy se marcara en la pared municipal unas líneas maestras para un futuro que ya es presente, porque el cambio es imparable. Todos, de una ideología o de otra, de una sensibilidad u otra, debemos saber abstraer lo sustancial de lo accesorio. El mínimo común múltiple ha de ser el respeto a los derechos y necesidades humanas más básicas. Esos derechos que dice el profesor Ignatieff que son “la redención del poder. Si no los respetamos no seremos gobernantes, solo seremos meros detentadores del poder”.

En ULEG estamos seguros de que se está acabando la época de los detentadores del poder. Llega el de los verdaderos gobernantes, aquellos que saben escuchar y dar a sus vecinos el protagonismo que reclaman y merecen. No lo duden, es imparable. Los vecinos gobernaremos Leganés.