jueves, 22 de febrero de 2007

Apoyo al hospital Severo Ochoa, pero rechazo su uso electoralista

Defiendo y apoyo un servicio médico-sanitario universal y de calidad para todos los ciudadanos. Nuestra defensa de la sanidad es tan firme como obvia para cualquier persona u organización sensata. También considero que, como ha demostrado el consejero Lamela, el Hospital Severo Ochoa y la sanidad pública no ganan nada con el manoseo político.

Lamela pecó de irresponsabilidad y de precipitación, al no confiar en los trabajadores del Hospital y convertir meras sospechas en graves acusaciones, transformando el caso en un show e intranquilizando a pacientes y vecinos. A su vez, desde el PSOE se ha traducido esta mala gestión como una maniobra de la “derechona” para acabar con la sanidad pública. Esto también nos parece un juicio desmesurado e hipócrita. Sería tanto como afirmar que por criticar a un director de colegio o a un colegio se quiera exterminar la educación pública.

He apostado desde el principio por la prudencia, defendiendo que fuera el juez quien se pronunciara. Es la Justicia quien da y quita la razón, aunque no dejemos de ver sus múltiples defectos y por eso hay que luchas por su independencia. ¿Pero hay otra fórmula? En este sentido, apoyamos toda manifestación, reunión, encuentro, etc., que tenga un estimable objetivo: defender la sanidad pública, la calidad del servicio, más y mejores medios y profesionales... Ahora bien, no nos sentimos cómodos si se convocan con un sentimiento sectario y de confrontación, queriendo criminalizar a la Comunidad de Madrid (o a quien sea) y hacer de este asunto un conflicto electoralista. No es conveniente para el interés general jugar a una política de trincheras o al "conmigo o contra mí".

No creo que se mejore la sanidad con plataformas maniqueas, comidas "presuntamente benéficas y recaudatorias" o actuaciones que puedan ahondar en la lucha partidista. Al contrario, es imprescindible un debate responsable y consenso sobre sus recursos y medios económicos, técnicos y humanos.

7 comentarios:

Manu, the java real machine dijo...

Por desgracia hay quienes no tienen tapujos a la hora de hacer uso 'y abuso' de la Sanidad Pública como arma electoral...

Personalmente, me han parecido patéticos los carteles con el membrete del Ayuntamiento alarmando a la población sobre una 'privatización de la Sanidad', totalmente infundada.

Además, de que parece que al Sr. Alcalde solo le importa la sanidad de Leganés cuando es el PP el que está en la Comunidad... porque durante muchos años, el Hospital de Leganés estuvo continuamente saturado, tanto en sus servicios de Urgencias como en planta... y nunca vi convocatorias para protestar a Leguina y exigir soluciones...

Al igual que tú, creo que debe ser la justicia quien se encargue de decidir si se actuó mal o no...

Pero lamentablemente estos políticos, solo saben hacer política así... abriendo la basura para echársela en cara al contrario...

Fernando Soler dijo...

Sr. Candidato de ULEG:
Soy médico desde hace 33 años, la inmensa mayoría de ellos ejerciendo en Leganés. En el Severo Ochoa desde su apertura. Vivo en esta ciudad desde hace 21 años.
Lamento profundamente su desinformación sobre el conflicto del Consejero Lamela y el Hospital Severo Ochoa. Percibo claramente su intención de "equidistancia"; esta postura resulta muy cómoda y probablemente pretende rentabilidad política inmediata: algunos votos por la de cal y otros por la de arena. Lo que pasa, Sr candidato, es que se han vulnerado derechos fundamentales de la persona -también de los médicos- como la presunción de inocencia y el respeto a la dignidad personal y profesional. Y los ha vulnerado, no un servidor público cualquiera sino el responsable de la Sanidad de Madrid. De los 400 asesinatos que aireó Lamela se pasó a una Inspección Oficial de la Consejería que no encontró indicios de criminalidad y a un pronunciamiento de la Fiscalía de Madrid que tampoco encontró esos indicios. Como respuesta, Lamela "inventó" un comité de presuntos expertos que rebajó la cifra de 400 a 71. Con este informe, claramente "de parte" Lamela denunció en el Juzgado 7 de Leganés a compañeros de Urgencia cuya profesionalidad y hombría de bien, me consta sin la menor sombra de duda. En el Juzgado 7, la denuncia durmió el sueño de los justos durante más de un año. Año que ha servido para demostrar que: 1º: los indicios de criminalidad debían ser muy pobres porque la ley de enjuiciamiento criminal dispone la inmediata apertura de diligencias en tal caso y 2º:para que Lamela y su Prensa cliente se encargaran de ensuciar con falsedades el buen nombre de esos compañeros. Le recuerdo o le informo, si no lo sabía, que la única denuncia de particular sobre sedación presuntamente contraindicada, se cerró por parte del juez con todos los pronunciamientos favorables al compañero médico injustamente acusado.
Sobre si es fantasía o no la intención privatizadora de la señora Aguirre respecto de la Sanidad, simplemente le recomiendo que lea la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos de la CAM. Si después de ello sigue pensando que se trata de fantasías interesadas, le recomiendo que se retire de la política y se dedique a otro trabajo que comporte menos riesgos (para los administrados, me refiero)
Para finalizar, unas palabras sobre la politización, utilización partidista...etc por parte de los grupos de izquierda. Si su desideratum político aspira a mantenerse neutral en un asunto de tal gravedad para que no le tachen de electoralista, le reitero mi consejo y me alegro de que otros políticos de mi ciudad hayan tenido más coraje que usted y se hayan mojado en la defensa de bienes irrenunciables como el derecho al honor de un colectivo y al mantenimiento de una Sanidad Pública, de Calidad e igual para todos.
Estaremos encantados en el Severo Ochoa de informarle con más detalle de la agresión que sufrimos. Yo personalmente me comprometo a ello
Atentamente
Fernando Soler Grande
Médico Especialista de Aparato Digestivo en el Hospital Severo Ochoa.

Alguien como tú. dijo...

Estimado Fernando:

Agradezco tu comentario.

En primer lugar, repito las palabras de mi post criticando a Lamela:

“Lamela pecó de irresponsabilidad y de precipitación, al no confiar en los trabajadores del Hospital y convertir meras sospechas en graves
acusaciones, transformando el caso en un show e intranquilizando a
pacientes y vecinos.”

De mis palabras creo que dejo clara la agresión de Lamela a la presunción de inocencia de los profesionales del Hospital.

Sobre las acusaciones a la CAM de de privatizar la salud; sí, creo que son exageradas: cuando se habla de que alguien quiere privatizar la sanidad yo entiendo que lo que se quiere es que la sanidad sea privada, como en
Estados Unidos; que cada uno se pague su seguro médico y que no haya un sistema de salud que atienda a todos los ciudadanos por igual con independencia de sus recursos. Si alguien quiere hacer eso, yo seré el primero en manifestarme en contra.

Si de lo que se trata en realidad es de emplear formas de gestión de los hospitales públicos como fundaciones hospitalarias, empresas públicas, etc., que permite la legislación y ya se usan en otras Comunidades Autónomas como Andalucía, entramos en otro debate, pero no en el de la
privatización de la Sanidad como yo y muchos ciudadanos la entendemos.

Sobre mi postura. Le diré que no es nada cómoda. Se reciben presiones de un lado y de otro y se insiste en que sólo hay dos posturas posibles e irreconciliables (mucho más rentables políticamente, como demuestran PP, PSOE e IU, que hacen de este tema el principal de su campaña).

Esas no son mi postura que creo, que es la más sensata posible y precisamente la menos "electoralista": la de confiar en la Justicia y en la presunción de inocencia, la de pedir prudencia con un
tema tan importante como la sanidad y criticar a quienes hacen un uso partidista o irresponsable del personal sanitario.

No soy neutral si se trata de defender la Sanidad Pública pero no me inmiscuiré en prejuzgar a profesionales ni meterme en batallas cuya resolución corresponde sólo a los Tribunales.

El mundo no es blanco o negro, y no quiero decir con esto que también hay grises, como una forma de querer escurrir el bulto sino que también azules, verdes, amarillos, rojos... En ULEG no nos ponemos anteojeras ideológicas ni seguimos el dictado de las soflamas políticas interesadas.

En cualquier caso, agradezco tu disposición a mantenerme informado del Hospital y le animo a seguir contribuyendo en este blog.

Un saludo.
Carlos

Fernando dijo...

Agradezco su respuesta y, a riesgo de enzarzarnos en un debate demasiado técnico, desearía hacerle algunas puntualizaciones:
El consejero Lamela no sólo atropelló el derecho a la presunción de inocencia, además demostró un desconocimiento meridiano del funcionamiento de un Hospital Público al admitir como verosímil la existencia de 400 muertes injustificadas ni siquiera en un hospital de 2000 camas, mucho menos en uno como el nuestro, sin que todas las alarmas internas saltasen por los aires. Suponer que en una Urgencia en la que participan de uno u otro modo todos los servicios del hospital se puede cometer tal desmán reiterado, convierte a todos los profesionales del centro en cómplices imprescindibles. No necesito hacer hincapié en el hecho de que es muy improbable y, desde luego inadmisible, que el responsable de la Sanidad de Madrid pueda tener ese desconocimiento. A mi no me parece paranoico conjeturar que el asunto tuviera la intención de desprestigiar la Sanidad Pública. Desde luego, lo persiguiera o no, lo consiguió. Pero admito que pudiera haber sido una torpeza inicial. En este caso ¿donde está la rectificación al saber que su propia inspección había ya investigado -aquella vez con el sigilo y prudencia que un tema así requiere- y no había encontrado indicios. Recuerdo muy bien la campaña de intoxicación de los medios afines al PP sobre la elevada mortalidad en la Urgencia del Severo Ochoa (un hospital premiado, entre otras cosas por una baja tasa de mortalidad)¿explicó alguien de la Consejería que en la Urgencia del severo se producían las muertes que NO PODÍAN PRODUCIRSE EN PLANTA sencillamente porque no había camas ni para asistir a todos los pacientes que podían salir adelante con un tratamiento especializado? No.¿Explicó alguien que la mortalidad global del hospital era menor que en el resto de hospitales de su grupo? No. Lamela tuvo la indecencia de decir en la Asamblea de Madrid que desde que había cesado a Montes no había habido ninguna muerte en Urgencias, lo que además de mentira, era el resultado de su nueva política que consistía en priorizar el ingreso en planta de un agonizante antes que de un recuperable. (Si está interesado en el tema, puedo hacerle llegar documentos del hospital con el cambio de política)
¿Tiene usted formada opinión sobre las medidas de represalia tomadas por la consejería sobre los compañeros que han participado activamente en la denuncia, rechazo y protesta por las actuaciones de la Consejería? a mí me gustaría oírla ahora ya que no en su momento (seguramente por culpa mía)...
Mire, Carlos, después de la campaña mediática infamante que se ha producido y se produce todavía después de dos años, refugiarse en que los jueces deben hablar es una obviedad demasiado cómoda -¡éso faltaría, que no pudiera pronunciarse la justicia!-. A mi me gustaría saber qué opina usted de que durante 14 meses los compañeros de urgencia hayan sido linchados, echados de su trabajo, sus fotos publicadas con sus nombres unidos a graves acusaciones, sin la menor oportunidad de defenderse ante el juez. O sobre la lentitud de la toma de declaraciones que parece tener como misión una sentencia pasadas la elecciones... Estas cosas son muy importantes para que algunos ciudadanos valoremos en qué medida contaríamos con usted y su formación para defendernos en caso de que sufriéramos una agresión como la del Severo Ochoa. Desde luego, como vecino de Leganés y trabajador del Severo no he sentido en absoluto hasta ahora, no ya su apoyo en esta crisis; ni siquiera su interés. Pero todo comportamiento humano es susceptible de mejorar y no dudo que pueda ser su caso.
Sólo un comentario más: usted es muy libre de entender la privatización de la sanidad como el paso al modelo USA o requerir la trasformación de los Hospitales en Hoteles de 5 estrellas, pero como los partidos de izquierdas, las plataformas vecinales y los que acusamos al PP de querer privatizar la Sanidad no compartimos su idea restrictiva de privatización, no nos acuse de exagerar y menos interesadamente.
Pero este es otro debate que, también estaré encantado de mantener cuando usted quiera.
Atentamente
Fernando Soler. Médico del severo ochoa

carlos dijo...

Hola Fernando.
Te agradeazo el que siga enriqueciéndose este debate y que contribuyas con tus opiniones.

Eso sí, he de puntualizarte también algunos puntos. Para que veas que el asunto del Hospital Severo Ochoa siempre ha estado presente en el discurso de ULEG te transcribo literalmente nuestra nota de prensa de 4 de abril de 2005, es decir, hace casi dos años:

ULEG critica el espectáculo barriobajero del alcalde y de la portavoz del PP de Leganés, ajenos a los problemas reales

El partido también indica que el interés vecinal es que el Hospital Severo Ochoa cuente con los mejores medios técnicos y humanos para que se preste una asistencia médica gratuita de calidad, por ello, “no contribuiremos a esta burbuja de zafio politiqueo de PP-PSOE”

“La labor del alcalde merece duras críticas, pero no se pueden perder los papeles como hicieron unos y otros en el pasado pleno municipal. Al habitual camorrismo y malos modos del alcalde se unió la calculada comedia y provocación montada por la portavoz popular, lo que dio lugar a un espectáculo penoso que es todo un síntoma del grave deterioro de la política llevada a cabo por PP y PSOE-IU, anclados en batallas partidistas donde lo último es el interés de los vecinos”, comentó Carlos Delgado, presidente del partido local Unión por Leganés (ULEG).

Desde el partido independiente se pide "serenidad y menos rasgarse las vestiduras cara a la galería, ya que si hay elementos delictivos, ya sea en esta “agresión” o en los pisos de Emsule de la Plaza Mayor, hay que responder civilizadamente acudiendo a los tribunales, ya que los insultos y descalificaciones, impropios de representantes políticos, solo sirven para enfrentar a los vecinos y desviar la atención de los asuntos importantes.”

“La oposición se debe hacer con responsabilidad y al servicio del interés general, siendo duros cuando hay que serlo, como en temas como la tasa de basura, el medio ambiente, la falta de seguridad, la vivienda o la participación ciudadana, pero sin inventar problemas o crispando artificialmente los ánimos”.

Respecto a la polémica en torno al Hospital Severo Ochoa y las supuestas sedaciones irregulares y los consiguientes ceses, ULEG prefiere no contribuir al zafio politiqueo al que ha desembocado la situación. “El interés vecinal es que el Severo Ochoa cuente con los mejores medios técnicos y humanos para que se preste una asistencia médica gratuita de calidad, por ello estamos cansados tanto de la indiscreción, precipitación y negligencia política del consejero del PP Lamela, que ha producido un alarmismo irresponsable y un desprestigio innecesario del hospital, como del demagógico y manipulador uso que de los servicios públicos se hace por parte del alcalde y algunas asociaciones títeres, “atentas a pagar favores políticos al calor de las subvenciones municipales”, dijo Delgado.


4 de abril de 2005

Y por supuesto que podemos ampliar y extender el debate lo que haga falta, aunque reitero, creo que nuestros principios y posición está clara. En cualquier caso, si lo que buscan unos u otros son adhesiones incondicionales no las van a encontrar en ULEG, ya que nos mueven las ideas y los argumentos y no las siglas o los prejuicios.
Un saludo.
Carlos Delgado

Fernando dijo...

Señor candidato:
Después de leer su "comprometido posicionamiento" sobre el caso Lamela con el Hospital Severo Ochoa, considero estéril mantener este diálogo que ni a usted ni a mi nos va a aportar nada. Siga usted buscando la equidistancia y quedesé tranquilo. Otros no tenemos temor de desagradar a posibles votantes. Nos veremos en las Urnas.
Fernando Soler

carlos dijo...

Querido Fernando:
Creo que su voto ya estaba decidido antes de entablar este debate y nada de lo que yo le dijera lo iba a modificar.

Aún así, lamento que no mantenga este diálogo por el simple hecho de que no se le diga que sí a todo.

Un saludo.
Carlos Delgado.