lunes, 12 de marzo de 2007

El multiculturalismo

El multiculturalismo defiende que el inmigrante reproduzca su propia cultura y costumbres en el país de acogida. En este caso, sería España y nuestra ciudad Leganés. ¿Se puede entender esto como progreso, tolerancia y libertad o es una puerta abierta para crear guettos y dificultar la integración?

Aunque en otro post entraré más en detalle sobre nuestra visión del complejo fenómeno migratorio, puedo adelantar que soy partidario de la convivencia pacífica de las diferentes culturas, del enriquecimiento mutuo, pero también considero que hay una cultura “universal” que debe ser cumplida por todos. Estoy hablando de esa cultura basada en el respeto a los demás, a la ley y a los principios democráticos. Pero dicho esto, no sólo me quiero centrar en la palabra cultura, sino también en la palabra educación, y desde pequeño me han enseñado que cuando estaba en una casa que no era la mía debía ser educado y adaptarme.

Con esto quiero decir que nadie puede justificarse en sus peculiaridades étnicas o religiosas para hacer lo que le venga en gana, dañando la convivencia. Y que no puede uno excusarse en esas peculiaridades para no cumplir con sus deberes como ciudadano: pagar impuestos y trabajar, ser cívico y respetar el descanso de los vecinos, no cometer delitos, ni ensuciar portales o lugares de recreo...

Mi política es clara: los inmigrantes tienen en cuanto personas los mismos derechos que los españoles, pero no más… Y eso sí, que no se nos olvide que también tienen los mismos deberes. Ya saben el dicho: “por la caridad entró la peste” .

2 comentarios:

ñoño dijo...

Creo entender por tu comentario que tienes una visión bastante coherente de la inmigración: bienvenida sea mientras venga para aportar cosas positivas.

Yo creo que la delincuencia unida a la inmigración es un efecto de la exclusión social, pero que se les debe exigir un esfuerzo de adaptación a quienes vienen de fuera.

Manu, the java real machine dijo...

Es que es de cajón...

Yo no creo que aquí seamos intolerantes o racistas, como rápidamente saltan algunos a pregonar...

Simplemente no estamos por la labor de dejarnos pisar en nuestra propia casa...

Yo no pediría que los integrantes de cada etnia o cultura dejase sus costumbres... pero sí les pediría que las ejerzan con respeto hacia quien les ha acogido...

Además, la mejor forma de conseguir su integración es haciendo que poco a poco, aún conservando sus costumbres, se vayan haciendo a la vida en su lugar de acogida...